Usos y riesgos de la marihuana

Como se mencionó anteriormente, el consumo de marihuana tiene muchos usos diferentes. Sus efectos, combinados con la percepción social de que no provoca tantos efectos secundarios como otras drogas, hace que a pesar de ser una droga ilegal sea consumida con gran frecuencia por gran parte de la población.

El uso recreativo de diferentes tipos de marihuana puede ser perjudicial, especialmente cuando el consumo es elevado y frecuente. Suele utilizarse como elemento para ayudar a relajarse o lograr una sensación de bienestar. Si bien la dependencia a esta sustancia es poco común, requiriendo un consumo diario, y en general no se han descrito síndromes de abstinencia, no es infrecuente que aparezcan situaciones de intoxicación y abuso.

Delirios y alucinaciones (especialmente en el caso de la variedad sativa), desorientación, flashbacks o incluso reacciones opuestas a las que debería producir la sustancia (depresión e inhibición en el caso de sativa y agitación y ansiedad en índica) son fenómenos que pueden ocurrir como la marihuana en sevilla. después de un consumo prolongado y / o en grandes cantidades. También se ha descrito el llamado síndrome amotivacional, en el que aparecen pasividad extrema, disminución del juicio, apatía y desmotivación.

Sin embargo, si esta sustancia se usa médicamente, también es un alivio para muchas personas que padecen diferentes trastornos. Como estimulante del apetito, en ocasiones se han utilizado para combatir la anorexia y la pérdida de peso secundaria a otras enfermedades (como el sida), así como para paliar problemas como la fibromialgia o los dolores provocados por el cáncer o las molestias asociadas con algunos de sus tratamientos.

Sus efectos anticonvulsivos también son interesantes y pueden utilizarse para regular diferentes tipos de convulsiones. Incluso puede ver algunos casos de personas con Parkinson cuyos temblores se han ralentizado e incluso se han eliminado temporalmente durante la acción del fármaco.